Abuelito

Y hay que seguir caminando diciendo adiós,
pasando datos, que estaban en RAM, al disco duro,
hay que seguir, sabiendo que sin ti ya no soy tan yo,
que será más difícil, sin las raíces, hacer brotar los surcos.

Si tú supieras el vacío que dejas en mis suelas,
que no habrá barro que dé tanta vida como el tuyo…
Te me vas, y a llanto y rabia te suelto letras,
bebiéndo del dolor, que en tu piel ya lucía demasiado injusto.

Aún no puedo ni medir lo mucho que en ti te me llevas,
sólo veo tus eternos que me quedan cosidos como galones.
¡Ay abuelito! ¡Cuánto te quiero! a cañón y sin reservas,
en la carne, en el abrazo, en el beso… Y ahora, más que nunca, en las razones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin Clasificar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s