Qué gris está el el día…

Viento sur y las nubes encerradas en la contienda de este valle. Algún rayo de sol se escapa a intervalos breves y choca contra el cristal de la ventana, como la luz de un faro, como queriendo recordar todo lo que hay detrás, preludio de tierra firme, de anclas, de tabernas donde beber la vida de las barricas más recias y afrutadas. Sublime estado de embriaguez que hoy me queda tan lejos que no atino a enfocar con precisión, tantos actos de fe… tantas piedras en el camino…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin Clasificar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s